fbpx

El Hueso de Vaca

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

Leyenda Hueso de Vaca

El Hueso de Vaca es una de las leyendas más conocidas de la Provincia de Manabí, con un origen muy bien definido en la vía que une Chone con Canuto, pocos datos se tienen de los personajes, y la fantasía llena grandes espacios del relato que a continuación vas a disfrutar.

Hueso de Vaca

En la vía de Chone a Canuto hay un lugar, perdido en la ruta llamado “Hueso de Vaca”.

Cuenta la leyenda que hace muchos años, por esos lugares había una finca con una casa grande conocida con el nombre de “Las Marías”.

Allí vivía la familia de Don Agapito Zambrano y su esposa quienes tenían una linda hija llamada María.

Esta niña era tan buena y cariñosa así como virtuosa, que todos los vecinos la llamaban “Dulce María”, la cual era muy devota de la Virgen del Carmen y por eso tenía costumbre de ir diariamente a cortar flores del jardín para ponerle a la Virgen.

Cerca de su casa, en una choza miserable vivía un hombre avanzado en años de muy mala reputación, la gente decía que era profundamente malvado; su maldad era tanta que aseguraban que tenía un “pacto con el diablo”.

El hombre se enamoró perdidamente de “Dulce María”, pero la amaba el silencio y nunca se había atrevido a decirle nada por temor a ser rechazado.

Cierto día, los padres de “Dulce María” salieron a Canuto a comprar ropa y otras cosas que necesitaban y dejaron sola a la joven.

Esta, como era su costumbre, arregló la casa y luego fue al jardín a regar y cortar las flores.

De pronto Dulce María, sintió que algo se acercaba al jardín y al mirar para atrás vio con espanto una vaca negra que bufaba y la seguía a donde ella trataba de esconderse.

Presa de terror, Dulce María, salió corriendo del jardín y se internó en la finca, seguida por la vaca que ya parecía que la alcanzaba hasta que cansada de correr y llena de terror cayó muerta en un sembrío de caña.

Cuando sus padres volvieron, la llamaron sin obtener respuesta. Desesperados salieron a buscarla al monte y allí la encontraron muerta y cerca de ella estaba la gran vaca negra y en el ambiente un terrible olor a azufre.

Los padres de la niña la llevaron a la casa y llamaron al sacerdote de Canuto, el cual regó toda la casa con agua bendita y al bendecir el cuerpo de la joven se sintió en el patio algo como una gran explosión y la casa se llenó de olor a azufre.

Después de varios días, como el vecino no daba señales de vida, los habitantes de la zona se preocuparon y lo fueron a buscar a su casa.

Cansados de llamarle y como la puerta estaba bien cerrada, se decidieron a romperla, y al hacerlo vieron con gran preocupación que allí lo único que había era el hueso de una vaca.

Desde entonces ese lugar que pertenece a Canuto se llama “HUESO DE VACA”

Datos Interesantes

Canuto es una parroquia rural situada al sur del Cantón Chone, en la Provincia de Manabí, Ecuador. Se encuentra dentro de la cuenca del río Chone.

Sus habitantes se dedican principalmente a la ganadería y la agricultura. Cultivan cítricos, cacao, maíz, café, banano, plátano, mango, sandía, zapallo, zapote, caña de azúcar y especialmente yuca, de la cual extraen almidón, su principal fuente de ingresos.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: El Sapo Kuartam.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido