fbpx

La Caja Ronca

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

Leyenda de la caja ronca

La leyenda de la caja ronca, nace en la ciudad de Ibarra. En San Juan Calle, donde actualmente se ubica el barrio El Carmen.

Era conocido, que los aparecidos rondaban por la noche las calles del sector, nadie sabía quienes eran, pero todos aseguraban que pertenecían al mundo de los muertos.

Leyenda de La Caja Ronca

Hace muchos años era muy poco usual que las personas se quedarán hasta muy tarde deambulando por las calles, todos estaban en sus casa a las 7H30 u 8H00 de la noche ya con las puertas y ventanas bien cerradas.

Por eso fue muy raro ver a dos jóvenes caminando cerca de la medianoche por una de las calles más solitarias de Ibarra; los dos habían salido de sus casas en secreto para dar una serenata junto con otros amigos que al final, decidieron no ir.

Fue así como Carlos y Juan, lejos de escuchar el consejo de sus amigos y prestar atención a la leyenda de la famosa «Caja Ronca», salieron valerosos a recorrer las oscuras calles.

Muy poco les duró el valor, pues justamente cuando afinaban sus guitarras, escucharon a lo lejos un extraño sonido, una especie de redoble de tambores, parecía una marcha; al principio, más que miedo, les dio curiosidad.

Puestos de pie, buscaban entre la penumbra de donde procedía el misterioso sonido, segundos más tarde ambos se fregaban los ojos para poder dar crédito a lo que estaban viendo.

Era casi las dos de la mañana y frente a sus ojos un cortejo fúnebre estaba atravesaba la calle, cuatro encapuchados con largas túnicas negras llevaban un féretro; lo que parecían largas velas, eran en realidad huesos de muerto; de pronto, el ataúd se abre y aparece un ser demoníaco que se hacía cada vez más grande.

Sus ojos de serpiente, cuernos como de carnero, lengua negra y bífida, acompañada de una carcajada que provenía del fondo del infierno, hizo que tanto Carlos como Juan caigan desmayados.

Al despertar, un zumbido horrible estaba en sus cabezas, las piernas les dolían muy fuertemente, pero los dolores se convirtieron en terror al ver que en sus manos estaban las terroríficas velas que llevaban los encapuchados.

Arrojaron los huesos a la calle y corrieron con todas sus fuerzas.

En sus casas, sus padres no habían notado su ausencia, pero no se explicaban el cambio de actitud que los jóvenes habían tenido.

Ahora, Carlos y Juan no querían salir en la noche, mucho menos hablaban de serenatas; cerraban y aseguraban las puertas de la casa antes de las seis de la tarde.

Datos interesantes de La caja ronca

Esta popular leyenda tiene por escenario la ciudad de Ibarra.

Es una historia increíble de terror y misterio, la cual fue divulgada a partir de los propios personajes protagonistas de la leyenda, los cuales se dice que tomaron las debidas precauciones para no volver a dudar de aquellas historias y mitos que son contadas en las zonas cercanas a la ciudad Blanca.

Si te gustó esta leyenda, te invitamos a leer: La Viuda del Tamarindo.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido