fbpx

El toro del Rosal

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

El toro del Rosal

El toro del Rosal cuenta que allá, por los años cuarenta del siglo pasado, en la ciudad de Tulcán, atravesó una ola de frío, superior a lo acostumbrado, que en ocasiones descendía hasta bajo cero y en las noches carcomía los huesos.

Era una temporada de gran holgura económica por la baja del peso colombiano, lo que intensificó el comercio con Colombia, por lo que muchas familias “pasaban” mercadería desde Ipiales a la ciudad de Quito, ya que los productos colombianos son muy apreciados y bien pagados en la capital de los ecuatorianos.

Esta bonanza hizo que algunos instalen centros de diversión, como cantinas con música bohemia, rocolera y billares donde no faltaba el licor, y se estaba fomentando el vicio de la corrupción de nuestra sociedad.

Los jóvenes comenzaron a introducirse en vicios, gastando el tiempo y dinero en los bares, además en las madrugadas se producían escándalos públicos, con actos violentos que interrumpían la tranquilidad propia de la noche.

El pueblo estaba cansado, las autoridades no podían controlar y cada día el problema se agravaba.

El toro del Rosal

De la hacienda el Rosal se había extraviado uno de los mejores toros, de color barroso, de sólida grande y filuda cornamenta, por lo que su propietario ofrecía una magnífica recompensa.

Mientras tanto, se dice que en la ciudad de Tulcán apareció un toro de las mismas características del animal perdido que corría las calles de la ciudad, luego de las doce de la noche, completamente enfurecido, bufando y botando espuma por el hocico, y embestía a cuantas personas encontraba a su paso.

Regularmente, después de las reuniones de diversión y luego de haber ingerido abundante aguardiente se iniciaban los escándalos que terminaban en destrucción del local y a continuación salían a las calles y proseguía con peleas y como resultado: muertos y heridos.

En estas circunstancias y cuando las riñas tomaban cuerpo, aparecía el toro del Rosal que, con su furia salvaje, arremetía a los viciosos trasnochadores, debiendo ser internados en el hospital para ser curados de sus graves heridas.

El toro del Rosal continuó rondando la ciudad por mucho tiempo, logrando la tranquilidad y la paz ciudadana que las autoridades no ofrecían.

Datos Interesantes

Tulcán siempre tiene un clima frío con temperaturas que van desde los 6 a los 24 °C. aunque la temperatura atmosférica, es decir el grado de calor en el aire tiene un promedio de -0.7 grados centígrados en sus horas más frías (Madrugada).

Las ciudades fronterizas del Ecuador, son puntos de intenso comercio de mercancías por lo que durante muchos años, se han movido inmensas sumas de dinero por la compra de productos colombianos y la venta de mercancías ecuatorianas.

El Cementerio de Tulcán es un punto de visita obligada por sus bellas esculturas de ciprés que no solo representan a la flora y fauna ecuatoriana, sino también figuras de la cultura griega, romana, inca, azteca y egipcia. El 28 de mayo de 1984, la obra fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación.

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: El sapo Kuartam.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido