fbpx

El Origen de los Cañaris

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

Leyenda del Origen de los Cañaris

La leyenda del origen de los Cañaris, nos cuenta la procedencia de este aguerrido pueblo, tribu que pobló la parte sur del Ecuador en lo que hoy es Azuay y Cañar principalmente, aunque se han encontrado vestigios de su cultura en las provincias de Loja, Chimborazo, El Oro y Morona Santiago.

Leyenda del Origen de los Cañaris

En las alturas del Cerro Huacaiñan (camino de llanto), al este de la provincia del Azuay, estaban dos hermanos que habían logrado escapar del diluvio.

Contemplaban, llenos de asombro, cómo avanzaban las aguas del mar, convertido en un solo lago. Llovía sin descanso. Y las aguas reflejaban el cielo, el sol, la luna y las estrellas. También morían los hombres, los animales, las plantas, hasta las aves que no encontraban donde posarse.

Un día que los hermanos volvían a observar los alrededores vieron con sorpresa que en la cueva donde se habían refugiado, estaban preparados alimentos para su consumo. ¿Quién los preparó? ¿Como? ¿A qué hora? se preguntaron asombrados.

Al repetirse esto día tras día, se propusieron descubrir quién era responsable de este suceso. Al día siguiente, el menor se ocultó entre las rocas, mientras su hermano mayor salió al campo a realizar sus exploraciones diarias.

De repente, el joven sintió un ruido de alas. Con cuidado levantó su cabeza para observar lo que sucedía, vio posarse en la cueva dos hermosas guacamayas con caras de mujer. Con mucha agilidad, dio un salto sobre ellas y las tomó en sus manos.

Las guacamayas quedaron cautivas en la cueva hasta la tarde cuando volvió el hermano mayor, quien al entrar en la cueva se sorprendió al ver a las aves en las manos de su hermano.

– ¿Serán estos seres quienes nos traen comida? – se preguntaba.

Con el paso de los días, los jóvenes y las guacamayas se hicieron muy amigos. Las guacamayas seguían preparando los alimentos. Los hermanos salían en las mañanas a observar como las aguas se retiraban poco a poco.

Poco tiempo pasó, cuando las dos parejas decidieron casarse. Sus padrinos fueron el sol, la luna y las estrellas, que les miraban llenos de encanto, ofreciéndoles su protección.

Un día los esposos vieron que, por fin, las aguas del diluvio se habían retirado. La tierra se extendía risueña, invitándoles a trabajar.

Los esposos salieron de la cueva y bajaron del alto Huacaiñan y fueron a vivir en el valle fértil. Después, fundaron un pueblo, del cual nacieron todos los hombres de la tierra .

Se cuenta que este fue el origen de los Cañarís pueblo valeroso y trabajador que fue parte de la gran civilización de la América primitiva.

Datos Interesantes

Según los lingüistas, la palabra «cañari» se cree etimológicamente viene de kan = culebra y de ara = guacamaya. Por lo que significa descendientes de la culebra y de la guacamaya; animales sagrados para este pueblo.

Para adorar a sus dioses, los Cañaris desviaron los cauces de los ríos Culebrillas y Tarqui para darles formas de serpiente y de guacamayas (solo la cabeza)

¿Te Gustó ésta leyenda? Te invitamos a leer: El Tsachila que se convirtió en sol.

¡Comparte esta leyenda en tus redes sociales!

error: El contenido está protegido